Dentro del BOdy
Incendio en Viña 4

Además de conocer de primera fuente los estragos de la catástrofe y conversar con algunos de los residentes de las zonas afectadas, nuestro equipo constató que es necesario contar con información territorial para prevenir este tipo de tragedias.

El 22 de diciembre del 2022 se dieron en el sector alto de la comuna todas las condiciones que permitieron que el fuego se propagara mucho más allá del foco inicial. Por un lado, se registraron fenómenos climáticos, como las altas temperaturas, falta de humedad y fuertes vientos. Y, por otro, las llamas comenzaron en sectores donde familias de escasos recursos viven en construcciones informales, fabricadas con material de desecho altamente combustible y ubicadas en quebradas con vegetación que absorbe mucha humedad.

Así lo evidenció un equipo del CIT-UAI, encabezado por su director Luis Valenzuela, en Villa Esperanza (inicio), Población Felipe Camiroaga, Villa 7 hermanas y en el recinto de la Quinta Vergara.

Si bien este tipo de catástrofes son difíciles de evitar, sí es posible minimizar su impacto. Sobre todo, considerando que en este tipo de tragedia hay víctimas y pérdidas materiales, y que generalmente afectan a las personas más pobres de nuestra población”, señala Valenzuela.

Agrega que mediante herramientas tecnológicas que permiten estudiar los territorios de todo Chile —en su área urbana y rural— se pueden detectar los factores que gatillan esta clase de situaciones. Mientras más información relevante tengan las autoridades de sus territorios, es más fácil prevenir y actuar.

En el CIT -UAI hemos desarrollado la Matriz de Bienestar Humano Territorial (MBHT), un sistema de información compuesto por indicadores base y datos confiables conectado al territorio, cuya información es procesada mediante programas de análisis de datos basados en algoritmos desarrollados por el CIT”, comenta Valenzuela.

En otras palabras, la MBHT busca comprender las condiciones de los entornos urbanos y rurales para construir soluciones que impacten positivamente en el bienestar de las personas y su hábitat.

Para visualizar esta información hemos diseñado la Plataforma de Análisis Territorial (ver CIT-UAI.CL), un sistema propio de análisis de inteligencia de datos espaciales, que permite hacer comparaciones y simulaciones territoriales escalables, desde el nivel país hasta la manzana de un barrio, dejando en evidencia las brechas, desafíos y oportunidades existentes en los territorios de las 16 regiones de Chile”, concluye el arquitecto, académico y director del CIT-UAI.